La entrada a la provincia desde Extremadura presenta su mejor cara gracias al PFEA.

Descargar Pdf
20170310_121144-01
Vistas de el Pozo

Arroyomolinos de León es el primer pueblo onubense cuando se llega desde Extremadura por la A-434.

De las dos entradas con las que cuenta el municipio, ésta es la que presentaba una imagen menos llamativa y cuidada. Gracias a las obras del PFEA planteadas desde el ayuntamiento, el aspecto e imagen de esa parte del municipio ha mejorado notablemente.

Si bien en un inicio las obras despertaron el recelo de la vecindad, sobre todo por el temor a la pérdida de plazas de aparcamiento o a la imposibilitación del tránsito de animales, a días de estar completamente finalizadas las obras, los vecinos y vecinas de esa parte del pueblo, el Pozo, ya han verbalizado su aprobación y agradecimiento.

Desde la Concejalía de Urbanismo se recogieron todas las inquietudes que la vecindad les hizo llegar, y como se puede contastar, el número de plazas de aparcamientos que se han habilitado sigue siendo mayor al que necesita la población de la zona interesada, así como sigue siendo posible el tránsito de animales, aunque cierto es que el espacio es algo más reducido. A este respecto, se ha pedido colaboración a las personas que trasladan a los animales para que los nuevos arriates y plantas sufran lo menos posible.

Algo llamativo es la colocación de un pequeño pozo en la zona de paseo, como un pequeño guiño o reconocimiento a la vecindad de esa zona, conocida como el Pozo, y que como suele suceder con las periferias, parece que siempre se olvidan un poco de ellas. Desde hoy cuentan con una seña de identidad propia.

También es patente la mejora del alumbrado público de la zona, así como la colocación de bancos de descanso y fuentes de agua potable.

Arroyomolinos de León, con este nuevo PFEA, no solo ha ganado en la mejora de sus infraestructuras, no se puede olvidar la parte económica y de empleo. Gracias al Programa de Fomento de Empleo Agrario se han podido ofrecer 1215 jornales, habiendo accedido a ellos todo hombre o mujer que estuviera al día en el régimen agrario, e incluso se ha llegado a repetir turnos, algo que no sucedía desde hace muchos años.